lunes, 10 de marzo de 2014

Marxa dels Castells de la Segarra (9 de marzo de 2014)

Después de muchos meses en modo asfalto, ayer tocaba un cambio total de chip. Desempolvé mis zapatillas de trail y me dispuse a hacer la máxima distancia que he corrido hasta el momento: 54 kilómetros.

Era la 15ª edición de la Marxa dels Castells, prueba puntuable para la Copa Catalana de Marchas de Resistencia, en la que se pueden escoger dos distancias: 54 km y 80 km. El recorrido es de subidas y bajadas constantes, pero de poca importancia, alcanzando un desnivel acumulado de 1.200 m. El circuito, que cada año cambia de sentido, se desarrolla por pequeños pueblos de la comarca de La Segarra, con el gran atractivo de los numerosos castillos que se encuentran a su paso.
Castell de les Sitges. Foto: J. Riambau.

Es una prueba que se puede realizar corriendo o andando y año tras año aumenta el número de participantes, alcanzando este año los 2.900 inscritos. La salida tenía lugar en Guissona, muy próxima a Tàrrega, con lo que muchos de mis compañeros del club ya la habían hecho, algunos de ellos muchas veces. Sin embargo, yo no me he visto capaz de realizar una distancia tan larga hasta este año. Todos hablaban muy bien de ella, así que me hacía muchísima ilusión.

Después del desastre del medio maratón de hace una semana, pensaba que no estaba en mi mejor momento de forma, así que la ilusión se mezclaba con el miedo a no poder acabar en condiciones. Sin casi poder dormir de los nervios, me levanto a las 4:40. Me tomo un plátano y una botella de Isostar Long Energy. Creo que no es mucho, tengo un amigo que se zampa un plato de macarrones antes de pruebas de este tipo, pero me es imposible comer nada más. La prueba empieza a las 7 de la mañana y es espectacular el ambiente que se respira, tantos miles de personas en una ciudad tan pequeña. Aún está oscuro, pero el sol saldrá pronto, así que no es necesario llevar frontal. Me recomiendan que me sitúe en las primeras líneas, pues enseguida empiezan tramos de senderos que hacen muy difícil adelantar. A las 7 en punto, al estruendo de un trabucazo, se da la salida.
L'Aranyó. Foto: J. Riambau.
Salgo sin prisas, sin presiones. Sabiendo lo que tenemos por delante, creo que 5:30 min/km es un ritmo óptimo. Me sorprendo al ver a decenas de corredores y corredoras que me adelantan a toda velocidad. No me dejo llevar por ello. En mi experiencia, he acabado aprendiendo que en este tipo de pruebas el regular al principio es fundamental. Durante los primeros kilómetros el número de corredores que voy encontrando es muy grande pero, poco a poco, voy adelantando posiciones. Hay algunos tramos de senderos muy estrechos donde hay que ir en fila india, apartando la vegetación con los brazos y con mucho cuidado en ver por dónde se pisa. El primer avituallamiento es pasado el km 12. Ya me habían avisado de lo espectacular de ellos: chocolate caliente, café, zumos, todo tipo de pastas dulces, galletas, frutos secos, fruta cortada a trozos, chucherías, en fin, una bacanal que, desafortunadamente, los corredores únicamente admiramos, pero de los que sin duda tomarán buena cuenta los caminadores que vienen detrás. Yo bebo agua de mi camelback, en la que he diluído un sobre de sales, tomo un gajo de naranja y en menos de un minuto ya estoy corriendo de nuevo.
Foto: Esports Truga, Cervera.

Ahora el circuito está más despejado de corredores, aunque aún somos muchos. En este punto me sorprendo al ver que no estoy cansada, me siento como si no hubiera empezado a correr. ¿Será un buen día? No quiero ni pensarlo, pues aún falta mucho por delante. Voy descontando kilómetros. Paso un segundo avituallamiento donde me tomo mi único gel y llego al tercero del kilómetro 28 situado en el espectacular pueblo de L'Aranyó, cuna del escritor Manuel de Pedrolo. Allí relleno la camelback de agua y, después de tomarme un pequeño trozo de plátano y otro gajo de naranja, retomo la marcha enseguida. Estoy comiendo muy poco, no sé si eso me pasará factura más tarde. En ese punto de control me dicen que soy la tercera mujer, pero intento no pensar en ello, porque reacciono muy mal a la presión y hoy las cosas van estupendamente de momento.

Foto: Esports Truga, Cervera.

En el kilómetro 35 ya estoy corriendo sola. Tengo algunos corredores sueltos por delante y algunos por detrás. Me tranquiliza su referencia, pues mi mayor miedo en este tipo de pruebas es perderme. Pasamos un túnel bajo la autovía y por primera vez tengo que ponerme a caminar en una dura subida de 400 metros. Llegamos a Cervera, la capital de la comarca. En el polideportivo han preparado lo que será la comida de la jornada. Algunos corredores ni siquiera entran, supongo que para evitar tentaciones, pero yo lo hago fugazmente para coger un vaso de caldo caliente que me sienta de maravilla. A lo lejos vislumbro los bocatas de longaniza.

Ahora nos encaramos de nuevo hacia Guissona. Atravesamos alguna carretera y la vía del tren, ya hay letreros que avisan de que tengamos cuidado. El paisaje es verdaderamente espectacular, con la campiña tan verde en esta época del año, los almendros en flor y la silueta de la Sierra del Montsec y las cumbres nevadas de los Pirineos al fondo. Aunque hoy no es importante, me fijo anecdóticamente en mi paso por la distancia del maratón: son 4:15 h. Mi cabeza está puesta más allá, faltan 12 km. El último punto de control  lo encontramos en el avituallamiento del km 49.De nuevo paso por alto las exquisiteces gastronómicas y, con otro gajo de naranja, encaro mis últimos 5 km. Sigo encontrándome bien, noto algo cargados los cuádriceps y los gemelos, pero nada importante.
Cumbres pirenaicas al fondo. Foto: J. Riambau (edición 2013).

No queda ya nada, estamos entrando en Guissona y sólo quedan 2 kilómetros, pero justamente por estar tan cerca se hacen los más largos. Entro al pabellón polideportivo, me escanean la tarjeta de control y me felicitan por ser la tercera mujer. Han sido 5 h 30 min. Ahora sí, me tomo tres vasos de zumo y coca con chocolate. También me llevo el bocata de longaniza, ¡creo que me lo merezco!

15 comentarios:

  1. Genial esa ultra, y dura, porque aunque no haya mucho desnivel hay que correr mucho más tiempo, de hecho es un gran crono, muchas felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel, tienes razón, su dureza es que es muy "corredora" casi toda ella. ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Impressionant!! I després dels quilòmetres que portes recentment a les cames ... Encara no sé com ho fas per no aturar-te, i més amb les “temptacions” que dius que us oferien. No tinc paraules. Felicitats i moltes abraçades des d’Amposta.
    Miquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies! Ja ho saps que de menjadora no és que en sigui gaire, així que en realitat les temptacions no ho són tant per mi, je, je,... Una abraçada.

      Eliminar

  3. Ole tú!!! Muchas felicidades campeona, que gran carrera y que boinitas fotos, sobre todo esa con el almendro en flor detrás de tú. Yo el día 29 tengo una carrera muy parecida y con tu crónica ya me he puesto impaciente jejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me imagino, yo también tenía muchas ganas. Estaré pendiente de leer tu crónica. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Madre mia,....menudo carreron...........y despues de semejante esfuerzo como te encuentras hoy??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues voy como Robocop, ja, ja, ja,.... ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. Impressionant la gestió que fas de tu mateixa en qualsevol cursa. I més amb la distància d'aquesta.
    ¡Felicitats per la cursa i per la tercera posició!

    ResponderEliminar
  6. El planteamiento que hiciste te salio perfecto. Bonitas imagenes, ya te imagino abducida por las ultras. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno,la idea es irme atreviendo cada vez con más distancia... ¡Un saludo!

      Eliminar
  7. El que està clar, és que ets una ultra-Woman!!!
    Jo no podria...tens molt merit, Felicitats

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ho entenc, al Jordi tampoc ni li atreu gens. Però si us hi posséssiu seríeu unes màquines!

      Eliminar
  8. ejemplo a seguir por lo que me espera el día 26 _ Long Trail Barcelona - 69 km y 2500 de desnivel ... tomo nota del ritmo a mantener, aunque me temo que no sabré resistirme a los avituallamientos de gominolas :)

    ResponderEliminar