lunes, 21 de enero de 2013

Crónica del maratón de la Costa Daurada - Tarragona (20 de enero de 2013)

Viernes, escalofríos; sábado, mocos y tos; domingo, fiebre. Valoro la situación y finalmente decido correr el maratón, con la intención de parar si las cosas no van bien. La consecuencia es que hoy os escribo esta nota definitivamente enferma, con mucha tos y 38ºC de fiebre. Aquí os dejo mi crónica del maratón de la Costa Daurada, que tuvo lugar ayer domingo 20 de enero de 2013 en la ciudad de Tarragona.

El despertador suena a las 5:30 de la mañana. No me cuesta levantarme, ya que hace más de dos horas que estoy despierta. Es normal que, por los nervios, la noche previa al maratón sea complicada. No me encuentro muy bien y, cuando me pongo el termómetro, veo que tengo fiebre. ¡Qué mala suerte! Además, la meteorología va a ser especialmente dura hoy. Para desayunar me tomo una botella de 500 ml de Long Energy y una barrita High Energy de Isostar, y un té a la canela. De postre, un ibuprofeno. Ya vestidos con el uniforme del club, Jordi y yo salimos hacia Tarragona, ciudad situada a una hora aproximadamente en coche desde Tàrrega.

Escollera Port Tarragona. Fuente: porttarragona.cat
Durante la mitad del camino está lloviendo y hace muchísimo viento. Al llegar a Tarragona ya no llueve, pero el viento se intensifica. Las previsiones meteorológicas ya nos habían avisado de esta circunstancia, y somos conscientes de que la carrera de hoy va  a ser especialmente dura. Al llegar recogemos el dorsal y la camiseta de regalo. Los vestuarios están en las piscinas municipales, a unos cientos de metros de la zona de salida, así que allí dentro nos quedamos esperando, calentitos, hasta sólo 10 minutos antes de la salida, que se daría a las 9 de la mañana. Voy cubierta con un plástico, que me protege del viento y del frío. La idea es quitármelo antes de la salida, pero al final corro con él casi 8 kilómetros.


Fuente: http://pasionporelrunning.com/2013/01/22/fotos-mcd-by-jj-vico/
Lástima del día, porque el ambiente es espectacular. El speaker es fantástico y, con la música de AC/DC "Thunderstruck", se da finalmente la salida. Salgo a ritmos sobre 4:55 min/km. Sé que luchar contra el viento va a ser dífícil, pero por mi experiencia, reservar ahora no es bueno, porque todos los segundos que gane, me van a descontar tiempo al final. La primera parte de la carrera discurre por el impresionante dique del puerto de Levante de Tarragona, de más de 4 kilómetros de longitud. El paisaje es sensacional, con olas enormes que rompen contra las rocas y salpican el asfalto.

Fuente: http://pasionporelrunning.com/2013/01/22/fotos-mcd-by-jj-vico/
Saliendo de la escollera nos dirigimos, siempre junto al mar, por el Paseo Marítimo. Aún llevamos pocos kilómetros en las piernas y el viento, que no para de castigarnos, se hace más llevadero gracias a los fantásticos estímulos visuales de esta parte del recorrido. Yo voy en el grupo donde está la liebre de 3:30. No es muy cómodo, ya que hay muchísima gente siguiendo este ritmo. Hay tramos de subidas, donde la velocidad baja ligeramente, y tramos de bajada, donde recuperamos los segundos perdidos. En el kilómetro 19 volvemos a la zona de salida y cambiamos de ruta adentrándonos en la ciudad de Tarragona.

La segunda parte de la carrera se hace muy dura. Hay tramos de subida muy largos con vientos sostenidos de casi 60 km/h (fuente: estación automática del Servei Català de Meteorologia), de fuerza 7 en la escala de Beaufort. Las rachas son mucho más fuertes y hay veces que literalmente no nos dejan avanzar. A partir de aquí reduzco la marcha sensiblemente y la liebre de 3:30 se me va. Así que dejo de mirar el cronómetro y corro por sensaciones. Una larguísima subida pasado el kilómetro 30 nos lleva a una pista de atletismo. Llego completamente deshidratada y en ese momento la cabeza me falla y me pongo a caminar. Tengo mucha sed, y estoy harta de tragar sorbos corriendo y cayéndome encima la mitad. Quiero beber bien, y hago todo el recorrido de la pista andando y con la botella en la mano. Creo que he perdido dos minutos. Cuando salgo de allí vuelvo a correr de nuevo. Ahora bajamos durante un buen rato y vuelvo a recuperar el ritmo. En el kilómetro 34 me doy cuenta de que llevo los auriculares del mp3 puestos pero no lo he enchufado aún. Pienso que la música me puede dar un empujón en estos kilómetros finales y la pongo. El efecto no es el esperado. Me duele la cabeza y la música sólo me lo empeora. Justo entonces me encuentro a la liebre de 3:30. Va solo, andando.

En el kilómetro 40 pasamos por debajo del arco de llegada. La verdad, me parece que eso es someter a los corredores a una tortura psicológica indescriptible. Nos hacen volver al espigón a hacer los dos kilómetros que faltan. Lucho por mantener la mente tranquila y distraída. Ya se acerca la meta. Durante los últimos metros seguimos con el viento en contra. Pienso que no voy a poder dar una imagen digna en la foto de llegada. Piso la alfombra de cronometraje y paro el Garmin. Con un tiempo de 3 h 39 min 08 s he rebajado en 34 segundos mi mejor marca en maratón. Aspiraba a algo más, pero hoy era imposible. Jordi, como siempre, me está esperando. Él ha hecho 2 h 57 min 00 s, pero tampoco está contento, ya que había entrenado para hacer una marca mejor. Y es que todo es tan relativo...

Hoy me estoy recuperando física y psicológicamente del gran esfuerzo de ayer. Pronto decidiré mi próximo objetivo.

¡Ya os contaré!

video 
Fuente: http://www.corriendovoy.com/evento.php?id=752&seccion=atletismo

25 comentarios:

  1. Madre mía que dura que eres, con fiebre y con el viento que ha hecho el fin de semana, ese maratón lo pillas en buenas condiciones físicas y climatológicas y le rebajas 5 minutos por lo menos.
    Bueno de todas maneras gran carrera ENHORABUENA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Manuel. Las sensaciones de piernas han sido buenas, yo también creo que estoy avanzando. Pero en un marató cuentan tantos factores que es dificilísimo que todos estén de nuestro lado. ¡Hasta otra!

      Eliminar
  2. Madre mia de mi vida y de mi corazón!! que valor tienes, qué coraje, recibe mi más profunda admiración. Nosotros en Santa Pola también patinamos, mucho viento, deshidratación, las liebres fallaron pero al ir con los compañeros lo pasamos francamente bien. Con lo bueno hay que quedarse y desde luego, que de todo se aprende y de lo malo más. Un fuerte abrazo a los dos, Silvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Silvia. Algo he leído de las condiciones en Santa Pola y me acordé de tí. Ya nos explicarás en Facebook cómo te ha ido, ¿no? Hasta pronto, un abrazo.

      Eliminar
  3. Pffffffffff acabas de convertirte en mi heroína maratoniana como por arte de magia. Correr un maraton con fiebre!!, ya no tengo ninguna excusa valida para quejarme de los entrenos después de leer tu proeza. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, más que una proeza es más bien una locura, pes hoy estoy que parece que me voy a morir. Espero recuperarme pronto y que la cosa no vaya a más. Ya os iré contndo. ¡Ánimo con esos entrenos, son la clave!

      Eliminar
  4. Cada Maratón es única, pero desde luego con todas las circunstancias, a esta le has echado valor, felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel, después de tanto tiempo entrenando no me iba a quedar en casa, ya sabes... Claro que hoy toca sufrir, espero recuperarme pronto para retomar los entrenamientos. ¡Hasta pronto!

      Eliminar
  5. Doncs, si ahir les condicions eren ja dolentes, amb febre havia de ser duríssim. Jo m'ho vaig prendre amb calma i vaig patir, també vaig trigar molts quilòmetres en entrar en calor i el dorsal no va marxar volant de miracle. Ens vam creuar un parell de vegades però estaves immersa en la música de l'ipod. A Barcelona millorarem les nostres marques !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies, Jordi. El dorsal va quedar ben rebregat, ja, ja,... Els globus de les llebres van volar, quin dia més horrorós. Jo et vaig veure un cop, abans de la primera arribada a la zona de meta. Després ja anava hipnotitzada, segur. Espero que ens veiem a Barcelona. Fins aviat!

      Eliminar
  6. Arantza estas que te sales!!!!! Tienes fiebre, caminas , hace viento.... y aun así rebajas tu tiempo.
    Asi que buscate el reto que quieras que estas en un estado de forma envidiable.
    Y solo me queda decirte... Felicidades Finisher!!!!
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana. Pienso que estoy mejorando la forma poco a poco, ahora a ver si encuentro una carrera donde las condiciones sean favorables... Un abrazo.

      Eliminar
  7. Ja se m'acaben les paraules. Ets la demostració de que la força de voluntat pot superar tots els obstacles.
    Moltes felicitas i fins la propera.
    Una abraçada,
    Miquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gracies, Miquel, ja ho saps que en tossuderia és difícil que em guanyin, je, je,... Una abraçada.

      Eliminar
  8. Debes estar contenta, rebajar marca con esas condiciones es una proeza. Estás mejor que lo que dice el crono. Otra maratón más, y las que vendrán...Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gonzalo, a ver si en la siguiente las cosas están más de mi lado... ¡Hasta pronto!

      Eliminar
  9. Te doy la enhorabuena por correr ese maratón en esas condiciones febriles, que tiene mucho mas mérito, te veo crecer cada día, felicidades Arantza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paco, voy avanzando poco a poco...

      Eliminar
  10. Arantza,¡felicidades por esta nueva maratón!
    A pesar de todos los contratiempos, supiste aguantar hasta el final. Tiene mucho mérito y además con un marcón! Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gemma, lo peor de todo fue el viento, pero las piernas estuvieron mucho mejor que en Valencia...

      Eliminar
  11. Hacer MMP con ese viento es una proeza!!...Así que disfruta de lo logrado

    alucino con lo de que la liebre acabara caminando y que os hicieran pasar por la Meta en el Km 40....Menuda Tortura!!...No sé a quien se les ocurre estos circuitos porque a alguien que haya corrido un poco en su vida seguro que no

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pancho, pues aunque hay a quien no le importó, para mi sí que fue una tortura pasar debajo del arco de llegada cuando estás hecho polvo y aún te faltan dos km. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Espero que et recuperis aviat, Arantza, tu i el Jordi, sou admirables. La propera anirà millor, no sempre pot fer un temps tant horrorós!

    Imma g.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Imma, sí, algun dia les condicions es posaran de la nostra part, a veure a la propera...

      Eliminar
  13. Leo un poco tarde tu crónica pero espero que no sea tarde para darte mi más sincera enhorabuena. Pocas personas habrían corrido así en tus circunstancias, estando con fiebre y con el viento. De hecho, muchos ni siquiera habríamos tomado la salida. Y has terminado con ese tiempazo y mejorando marca. Me quedo atónita. Que fortaleza tienes! Felicidades!

    ResponderEliminar